Alimentación de Perros y Cachorros

Modo de Alimentación

Al principio los cachorros necesitan 3-4 comidas al día porque sus estómagos son muy pequeños.
A partir de los 6 meses su dieta debe reducirse a 2 comidas diarias, y a partir de los 9 meses sólo una.
Debe comer siempre a la misma hora y en el mismo lugar todos los días.
Constantemente debe tener agua fresca para beber.
A los perros les encantan los huesos. Los huesos son buenos para sus dientes y encías. Pero sólo hay que darles huesos grandes con tuétano. Los huesos de pollo u otros pequeños y afilados son peligrosos.
Los perros son muy golosos. No alimente a su perro con golosinas entre comidas o cuando esté comiendo. Los dulces son malos para el perro.
Si se le da alimento balanceado, mientras es cachorro debe utilizar el específico para su edad y si es necesario cambiarlo, hacerlo paulatinamente.
El balanceado es un alimento completo que contiene las vitaminas y el calcio necesarios para el crecimiento del perro.
Si en vez de balanceado le va a dar otro tipo de alimentación, ésta debe ser rica en carne, cereales y verduras.
La carne puede ser pollo o vacuna, que tiene mayor poder nutritivo.
La dieta de carne y verduras debe complementarse y reforzarse con vitaminas y calcio durante la etapa de crecimiento.
El recipiente para la comida no debe ser muy hondo y preferentemente ubicado a la altura de la cruz del animal.
El bebedero debe ser más alto y hondo (hay bebederos especiales para algunas razas).
El alimento ofrecido dos o tres veces cada día en los mismos tiempos, y debe permanecer en el comedero no más de 30 minutos. La ingesta debe finalizar unas dos o tres horas antes de la hora de dormir.

Ir al principio
Alimentos prohibidos

Vísceras y pescado crudo. Siempre debe estar cocidos.
Embutidos curados (chorizo, salchichón).
Huesos largos de pollo o conejo u otros que puedan astillarse como las chuletas.
Ningún alimento fuera de sus horas de comida.
Azúcar, chocolate o golosinas en general.
Controlar las deposiciones y para evitar una posible diarrea, ya que en el cachorro pueden provocar una rápida deshidratación y por consiguiente un grave trastorno.
Si ésta aparece, intentar buscar el origen (puede ser un cambio brusco de alimentación o de agua, que el cachorro haya ingerido un cuerpo extraño o un alimento en mal estado, etc.) para poder poner remedio, tener siempre a mano yogur natural, manzana rallada oxidada, pan tostado, casi quemado y consultar de inmediato al veterinario.